rosalia motera

Rosalía y las motos: una historia que viene de lejos

A la artista española le gustan las motos desde que era pequeña

Desde que saltó a la fama Rosalía ha mostrado siempre su pasión por las motos, una pasión que no ha hecho más que crecer en los últimos años

El nuevo disco de Rosalía salió hace apenas unos días pero durante los últimos meses la artista ha ido soltando miguitas de todo lo que se venía con este álbum, fue ahí donde empezamos a comprobar que la artista está muy vinculada con el mundo de las dos ruedas.


Empezando por el nombre de su último álbum: ‘Motomami’. Según ha explicado ella misma “Moto” significa más duro” en japonés y “mami” hace referencia a la figura de la mujer madre, por lo que fusionando ambos términos la palabra representa a las mujeres como poder de creación.

Para la portada la artista se inspiró en “La venus” de Botticelli, pero en ella posa con un complemento añadido: un casco de moto, casco que últimamente hemos visto mucho en las redes de la cantante.


Aunque las habituales fotografías y vídeos que comparte la artista en su redes sociales ya lo dejaban claro, ella misma ha contado que le encanta montar en moto, una pasión que ha heredado de su madre, con quien iba a lomos de una Harley Davidson cuando era pequeña.


Aunque este fanatismo por las motos se refleja más que nunca en su nuevo disco, lo cierto es que la cantante ya nos mostraba su gusto por ellas en su primer álbum. Tanto en el videoclip de “Malamente” como en el de “De aquí no sales” pudimos ver a la catalana encima de las dos ruedas.

De momento en este tercer álbum las motos son protagonistas en su videoclip ‘Saoko’, donde ha contado con la colaboración de un grupo de chicas stunt, pero teniendo en cuenta lo mucho que le gustan y la temática del disco, seguramente veamos a la artista encima de alguna otra moto a medida que vaya sacando más videoclips.

Y si no es en producciones audiovisuales no hace falta más que seguirla en redes para verla disfrutar encima de la moto en sus ratos libres. Está claro que el amor de la artista por las motos no es algo que vaya a desaparecer.